El horno

El Horno en reposteríaHorno-para-postres

Gran parte de la repostería requiere horno, es muy importante para conseguir el éxito en cualquier postre o dulce que preparemos que este funcione bien. Debe graduarse según lo requiera el postre que estemos preparando, y debe estar a la temperatura recomendada en el momento de introducirlo.

La temperatura del horno puede ser: suave, moderado o fuerte

  • Suave o templado: es una temperatura de 100º a 125º grados
  • Moderado: es una temperatura de 125º a 175º grados, por ejemplo para bizcochos finos o cakes
  • Fuerte moderado: es una temperatura de 175º a 200º grados, por ejemplo para bizcochos grandes o masas de levadura
  • Fuerte normal: es una temperatura de 200º a 225º grados, por ejemplo para el hojaldre
  • Muy fuerte: es una temperatura de 225º 275º grados, por ejemplo asados y cocer pan

El horno no debe abrirse con frecuencia, puesto que el aire que entra al abrir y cerrar puede estropear el postre, al igual que el molde no debe tocarse hasta que la tarta o bizcocho no esté cuajado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies